Armando Guédez Rodríguez: Conoce la historia de Vilho Lifländer, el ajedrecista con alzhéimer
Armando Guedez Rodriguez

Armando Guédez Rodríguez: Conoce la historia de Vilho Lifländer, el ajedrecista con alzhéimer

Recientemente se dio a conocer el caso de Vilho Lifländer un finlandés de 94 años quien fue diagnosticado con la enfermedad de alzheimer, pero lo más sorprendente de su historia no es el avance de su padecimiento, sino cómo hasta ahora ha podido sobrellevarlo.

Lifländer pide café a su esposa, Eine, en su casa de Imatra (Finlandia) porque no recuerda que hace sólo una hora han tomado uno juntos. Pero al mismo tiempo juega bien una partida de ajedrez con el periodista local Joakim Westren-Doll, descubridor de esta historia de gran interés científico.

Una granada dejó sordo a Lifländer durante la guerra contra la URSS (1941-1944). Desde entonces, Eine y el ajedrez son sus dos grandes pasiones. Y ahora, sus vínculos principales con la vida real.

Las miles de partidas que Lifländer disputó en las trincheras de aquella guerra forjaron su principal defensa psicológica contra los efectos de la granada que le estalló muy cerca; aún tiene un trozo de metralla incrustado en el cuello, demasiado cerca del cerebro para ser extraído.

Se casó con Eine en 1948, y ese mismo año fue uno de los socios fundadores del club de ajedrez de Imatra. Más tarde ascendió a la categoría de Maestro Nacional; o sea, es un aficionado de alto nivel.

Es probable que este caso tenga conexión con otro publicado en la revista científica Neurocase en 2008. Un ajedrecista británico mostraba los primeros síntomas de alzhéimer, pero aún era autosuficiente. Siete meses después murió por causas ajenas a la demencia. La autopsia asombró a los neurólogos porque sus marcadores del grado de enfermedad («patología de maraña neurofibrilar severa y extensa; adicionalmente, había pruebas de una severa angiopatía amiloide cerebral») correspondían a un enfermo en estado avanzado, cuando él parecía estar aún en una etapa inicial.

Preguntado por la posible conexión de este caso con el concepto de reserva cognitiva y un retraso en la progresión del alzhéimer, algunos especialistas señalan que “la deducción lógica es que, el ajedrez, la música y la literatura producen un alto nivel de reserva cognitiva, y está un retraso considerable del alzhéimer, no necesariamente en su progresión patológica, sino en su expresión clínica”. Es decir, que es muy probable que el finlandés esté en un grado de alzhéimer mucho más avanzado de lo que indican sus síntomas exteriores.

Armando Guédez Rodríguez: Conoce la historia de Vilho Lifländer, el ajedrecista con alzhéimer