Las variantes que te gustaría jugar en el Ajedrez
Ajedrez

Las variantes que te gustaría jugar en el Ajedrez

El Ajedrez es un juego que sigue siendo uno de los más practicados en todo el mundo, y como en muchos otros casos, ha disparado la imaginación de sus jugadores, que se han inventado multitud de variantes.

Las variantes que te gustaría jugar en el Ajedrez

Nosotros repasamos algunas de las más originales de este juego: si el ajedrez convencional no te atrae, puede que alguno de estos originales “forks” lo hagan.

Ajedrez aleatorio de Fischer (Ajedrez 960)

Muchas de las variantes del juego tradicional respetan tanto el formato del tablero como la cantidad y movimiento de las piezas, pero modifican la colocación inicial de esas piezas.

Esa fue la idea de Bobby Fischer, el prodigioso campeón del mundo que en 1996 anunció su Chess960, llamado así por las 960 posibles posiciones iniciales que se obtenían de forma aleatoria. En realidad ya existían variantes aleatorias, pero Fischer impuso unos límites, sobre todo a la posición del rey y las torres para facilitar el enroque.  

Ajedrez de Dunsany

Empiezan las locuras, aquí lo que cambia en cierto grupo de variantes es el número de piezas que cada jugador tiene al comenzar.

Aquí hay de todo y para todos, pero una de las ideas más curiosas es el ajedrez Dunsany (similar al ajedrez Horda) en el que el jugador tiene las mismas piezas y disposición que en el ajedrez convencional. El otro cuenta con cuatro filas de peones. Las negras, eso sí, mueven primero, y solo ellas puede adelantar el peón dos escaques en el primer movimiento de sus peones.

Ajedrez circular

Comienzan los mareos, porque hay toda una división de variantes de ajedrez en los que la forma del tablero cambia aunque el movimiento de las piezas suele ser el mismo (a no ser que se adapte ligeramente para el propio formato del tablero).

Entre esas variantes tenemos tableros de todos los gustos y colores, pero uno especialmente destacable es el ajedrez circular en el que el tablero tiene cuatro anillos, cada uno con 16 escaques. Atención, porque esta variante que parece nueva parece tener un origen realmente antiguo, y hay referencias de que se jugaba en Persia a principios del s X. Aquí la dama y la torre son piezas aún más importantes que en el ajedrez tradicional.

Las variantes que te gustaría jugar en el Ajedrez