Armando Guedez Rodríguez: Los tres ajedrecistas más peligrosos de la historia
Ajedrez

Armando Guedez Rodríguez: Los tres ajedrecistas más peligrosos de la historia

¿Quiénes son los jugadores más amenazantes, los que pueden borrar a sus oponentes del tablero de un soplido? Magnus Carlsen puede ser el más grande de la historia, pero sus partidas están marcadas por una precisión muy tranquila y una precisión consistente. 

Aunque estos jugadores peligrosos también son muy precisos, añaden otra presencia a sus batallas de ajedrez: una intimidante sensación de peligro. Aquí tienes los tres ajedrecistas más fuertes de todos los tiempos y una partida de ataque ejemplar de cada uno.

Mijaíl Tal

Es bien sabido que Tal fue un genio del ajedrez, seguramente el atacante más creativo de todos los tiempos. El GM Serper precisamente publicó una columna sobre el secreto de ataque de Tal.

En su partida, Tal no solo expone el rey de su oponente, sino que arrasa con todo su flanco de rey, con el desafortunado monarca negro ocupando un asombroso rectángulo de 18 casillas sin una pieza o peón amigos mientras es aniquilado por las piezas pesadas de Tal. Esto es lo que pasa cuando te enfrentas a Tal en su tierra natal: Riga.

Armando Guedez Rodríguez: Los tres ajedrecistas más peligrosos de la historia

Paul Morphy

Repasar las partidas de Morphy en 2018 es como observar a un viajero en el tiempo derrotar a los inferiores jugadores antiguos. Su estilo de ataque, simple pero brutal, te hace sentir que puedes entender el propósito de cada jugada que se hace, y por eso el resultado final no es solo devastador, sino bello.

En esta partida, Morphy solo necesita 19 jugadas para demoler por completo a Adolf Anderssen, uno de los mejores ajedrecistas de su era. Las torres de las negras en la posición final parecen testigos inútiles del regicidio que tiene lugar sobre el tablero.

Armando Guedez Rodríguez: Los tres ajedrecistas más peligrosos de la historia

Garri Kaspárov

Kaspárov es uno de los mayores ajedrecistas de todos los tiempos (Carlsen, Fischer, Kaspárov en algún orden), así que no es sorprendente que sea además uno de los más peligrosos.

Kaspárov en la cima de su carrera era quizá el oponente más intimidante al que podías enfrentarte, y un gran ejemplo de esto es la paliza que le dio al que después sería campeón mundial, Vladímir Krámnik, que también puede considerarse uno de los mejores ajedrecistas que han existido.

Aquí Kaspárov se repone de una oferta de sacrificio de caballo poco sensata añadiendo a esta la dama, y saliendo de ello con una nueva dama y luego ganando la dama de Krámnik para poner fin a la partida.

Armando Guedez Rodríguez: Los tres ajedrecistas más peligrosos de la historia