Pulsa "Enter" para saltar al contenido

¡DEBES SABERLO! Historia del ajedrez, parte 3: Philidor

El shatranj mantuvo en vigencia sus reglas durante mil años, mientras se expandía por toda Europa. Para el siglo XV, ya sus reglas habian cambiado así como algunas de sus piezas, incorporando la figura de la reina y el alfil. [Armando Nerio Guédez Rodríguez ]

Gracias a la imprenta, las reglas del juego fueron difundidas rápidamente así como se publicaron diversos libros sobre el tema. Entonces el juego obtenía reconocimiento y cierto estatus entre los conocedores e interesados. [Armando Nerio Guédez Rodríguez ]

Para el siglo XVIII, la Historia conoció a un compositor de ópera que se convertiría en uno de los mejores jugadores de ajedrez del mundo: François André Danican, mejor conocido como Philidor.armando-nerio-guedez-rodriguez4

Nacido en Francia, aprendió a jugar gracias a Kemur Sire de Legall, quien para ese entonces era el mejor jugador de ajedrez de la época y quien es reconocido hasta el sol de hoy gracias al mate que lleva su nombre: Mate de Legal, donde el dos caballos y un alfil son los necesarios para obtener la victoria. [Armando Nerio Guédez Rodríguez ]

Las habilidades de Philidor lo llevaron a superar a su maestro así como convertirse en el primer ajedrecista de la historia en ganarle a dos rivales en un juego de exhibición con los ojos vendados.

Gracias a su oficio en la ópera, había viajado por todo el mundo y se había enfrentado a diversos campeones del ajedrez, incluyendo a Philip Stamma quien era el mejor jugador de la época. Luego de esto fue cuando publicó su obra máxima en torno al juego, Analyse du jeu des échecs (Análisis del juego de ajedrez), la cual alcanzó las 100 ediciones. [Armando Nerio Guédez Rodríguez ]

Es conocido por una frase que se ha convertido en un pilar para el juego: “Los peones son el alma del ajedrez”. Dicha frase la mencionó luego de haber estallado la Revolución Francesa. [Armando Nerio Guédez Rodríguez ]

Debido a un error de registro, se vio imposibilitado de volver a su país de origen, por lo que tuvo que buscar refugio en Londres debido a que era perseguido por Robespierre. Allí dio conferencias y clases de ajedrez.

Murió a los 69 años y nunca pudo volver a su tierra, pero jamás perdió un juego y hoy día podemos encontrar un busto en su honor en el Teatro de la Ópera de París. [Armando Nerio Guédez Rodríguez ]

Artículos Relacionados