Pulsa "Enter" para saltar al contenido

¡ENTÉRATE! Los prodigios del ajedrez: Morphy, Capablanca y Reshevsky

Armando Guédez Rodríguez– Los prodigios del ajedrez son niños que derrotan a Maestros y a Grandes Maestros en el único deporte en que los niños compiten contra los adultos en igualdad de condiciones.

Algunos niños han sido prodigio, en diferentes generaciones, ganaron competiciones contra oponentes de gran nivel como:

  • Paul Morphy (1837-1884), quien se convirtió en Campeón del Mundo no oficial;
  • José Raúl Capablanca (1888-1942), quien igualmente logró ser Campeón del Mundo, quien exhortaba a los jugadores: “Ayudad a vuestras piezas, para que os ayuden”;
  • Samuel Reshevsky (1911-1992) que jugaba partidas simultáneas con apenas 6 años de edad, aunque nunca alcanzara el título, fue uno de los mejores jugadores del mundo.

José Raúl Capablanca

Cubano, campeón mundial de ajedrez, caracterizado por su genio precoz, llamado “el Mozart del ajedrez” y “la máquina del ajedrez“. Propuso una variación complicada del juego mientras era campeón mundial llamada el “Ajedrez de Capablanca” compuesta para un tablero de 8×10, que consistía en jugar con un mayor número de piezas y dimensiones extendidas del tablero para que el jugador mostrase su superioridad.

Samuel Herman Reshevsky

Ajedrecista polaco, de origen judío, uno de los más grandes maestros de ajedrez de los Estados Unidos y del mundo. En la década de 1920, sus padres se trasladaron a los Estados Unidos, donde se ganaban la vida con el talento de su hijo, conocida rivalidad con Bobby Fischer.

Morphy, Capablanca se y Reshevsky

Jugadores de talla mundial que fueron prodigio, alguien que a una edad temprana, antes de los 10 años de edad, domina el campo deportivo compitiendo contra adultos de alto nivel.

Artículos Relacionados