Pulsa "Enter" para saltar al contenido

¡DEBES SABERLO! El ajedrez es comandado por los reyes

El ajedrez es un juego de estrategia entre dos oponentes compuesto por 32 piezas que se mueven en un tablero dividido en 64 cuadros. Los juegos de estrategia exigen que factores como la inteligencia, destrezas técnicas, planificación y desarrollo determinen la victoria. [Armando Guédez Rodríguez]

Existen campeonatos oficiales de ajedrez y esta arte es considerada por el Comité Olímpico Internacional como un deporte. Los jugadores compiten a nivel individual y por equipos. El juego está formado por un tablero y por dieciséis piezas compuestas por un rey, una dama, dos alfiles, dos caballos, dos torres y ocho peones, que integran dos ejércitos. [Armando Guédez Rodríguez]

 

El objetivo del juego es vencer al adversario derribando a su rey. Para ello es necesario llegar hasta las inmediaciones de la casilla que ocupa su majestad con alguna de las piezas o también amenazar su posición con una pieza de largo alcance y realizar un “jaque al rey” sin que el contrincante pueda protegerlo interponiéndose con alguna de sus piezas. [Armando Guédez Rodríguez] 

En fin, para ganar se debe mover el rey a una casilla libre o capturar la pieza que lo está amenazando. Al lograr esta hazaña el resultado será el jaque mate y el fin de la partida. [Armando Guédez Rodríguez]

Y todo rey tiene su reina, en el ajedrez la reina es la pieza de mayor valor relativo del juego, valorada entre nueve y diez puntos, junto al rey puede ganar una partida contra un rey solitario.

Generalmente no se utiliza en el inicio del juego, por estar sujeta a ataques de las piezas menores, sin embargo en las fases de medio juego y final es enormemente útil, porque se utiliza con facilidad en tácticas como el tenedor y el pincho.

 

La dama se mueve en línea recta por las filas, columnas y diagonales en el tablero, no puede saltar a sus propias piezas o las adversarias y captura tomando el escaque (cada una de las casillas cuadradas e iguales, blancas y negras alternadamente, en que se divide el tablero de ajedrez) ocupado por el escaque adversario. Debido a su valor, generalmente se cambia solo por la dama adversaria y su sacrificio, en función de otras piezas, posiciones que determinan la victoria de la partida. [Armando Guédez Rodríguez]

Con la victoria, felicitemos al rey y a la reina del ajedrez:

La dama y el rey.

Al rey le explicó su dama:

Para que tú no te arriesgues

En el campo de batalla,

Yo, tus defensas guardaré.

Artículos Relacionados