Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Armando Guédez Rodríguez: El ajedrez como deporte de alta competición

El ajedrez no parece ser un deporte de riesgos pero su práctica es muy extenuante, la muerte de dos jugadores en la Olimpiada de Ajedrez sensibiliza para esta temática. Sin embargo se hace la salvedad que desde los inicios de la Olimpiada patrocinada por Felipe II que promovía torneos con los mejores ajedrecistas del mundo en el siglo XVI se conocen escasas tragedias en este deporte. [Jesús Augusto Sarcos Romero]

Kurt Meier sufrió un ataque al corazón durante una partida y Uzbeko Alisher Anarkúlov fue encontrado muerto en su hotel pero por coincidencia la selección de Seychelles y la Asociación Internacional de Sordos (ICCD) a que pertenecían respectivamente no son selecciones sometidas a una alta tensión porque su clasificación es baja y sus integrantes son aficionados sin que su preparación sea rigurosa, siendo posible presumir que es arriesgado acumular tensión durante las diversas rondas, aunque en menor que la de los jugadores profesionales. [Jesús Augusto Sarcos Romero]  

Como es el conocimiento público para jugar al ajedrez como pasatiempo no existen contraindicaciones a nivel de salud ni un mínimo nivel de inteligencia. Muy diferente es el ajedrez profesional de la actualidad con un exigente alto nivel de competición. Las partidas se prolongan por cuatro y seis horas, lo que produce un desgaste enorme. Los entrenamientos generalmente rondan las ocho horas diarias, que exige a los ajedrecistas horas de sueño, preparación física, buena alimentación y mantener un peso adecuado a torneos largos. [Jesús Augusto Sarcos Romero]

 

El ajedrez es un deporte mental por excelencia, diversos estudios científicos indican que los ajedrecistas utilizan algunas partes del cerebro poco ejercitadas y usan ambos hemisferios a la vez, coordinadamente. Entre las investigaciones está un experimento médico de la Universidad de Lovaina (Bélgica) en el que se demuestra que el desgaste físico, en este caso, de los nervios, hormonas y corazón principalmente de un ajedrecista de alta competición no es inferior al de varios deportes olímpicos. [Jesús Augusto Sarcos Romero]

El deporte de alta competición lleva el cuerpo a sus límites, por lo que jugar al ajedrez a un nivel alto requiere exprimir la máxima capacidad del cerebro. Estas investigaciones sensibilizan para el conocimiento y la práctica de esta modalidad deportiva.

Artículos Relacionados