Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Armando Guedez Rodríguez: Tres consejos para quienes se inician en el juego de ajedrez

No tienes que ser un genio para llegar a decir “Jaque mate”, pero sí debes conocer algunas estrategias para potenciar tus habilidades en el juego del ajedrez y aprender a jugarlo como todo un profesional.

  1. Comprende el juego

El propósito del ajedrez no es solo capturar el rey de tu oponente. También es evitar que el tuyo sea capturado, capturar la mayor cantidad de piezas de tu oponente y reducir al mínimo las posibilidades de que las tuyas sean capturadas.

  1. Inicia la partida como se debe

La apertura del juego de ajedrez es la parte crucial de la partida y, aunque no hay una forma correcta de hacerla, toma en cuenta:

  • Evita atacar: coloca tus piezas en las posiciones más útiles y seguras.
  • No es necesario que muevas todos tus peones: con uno o dos movimientos es suficiente. Mueve también tus alfiles, caballos, reina y torres. Usa todas las piezas, mantén movimiento en el tablero con una estrategia.
  • Anticipa los movimientos de tu oponente: de esta manera, una vez se inicie el desarrollo del juego –cuando todas las piezas han sido movidas-, te será más sencillo advertir sus jugadas.
  • “Captura al paso”. Solo tienes una oportunidad para realizar esta jugada: una vez que el peón de tu oponente avance dos casillas en su primer movimiento –y así aterrice junto al tuyo- podrás capturarlo al paso y aterrizar en la misma casilla diagonal.

  1. Recuerda el dicho: “un paso a la vez”

Si bien la meta es capturar al rey, puedes considerar otras que irán desestabilizando las estrategias de tu oponente hasta alcanzar tu objetivo:

  • Dejar a su reina fuera del juego.
  • No sacrificar tus peones: aunque parezca que entorpecen el camino, recuerda que si llegan hasta el otro lado del tablero, se convierten en la pieza de tu preferencia y así podrás cambiar el rumbo de la partida.
  • Enroca: intercambia la posición de tu rey y tu torre para protegerlo y así la torre pueda capturar algunas piezas. Claro que esta movida solo es posible si no has movido el rey y la torre, el rey no está en jaque, no hay piezas entre rey y la torre, o si las piezas de tu oponente no controlan las casillas entre el enrocado final y la posición sin enrocar.
  • Controla el centro: es más ventajoso que controlar los lados.

Artículos Relacionados