Armando Guedez Rodríguez: Tácticas para ganar en el ajedrez
Ajedrez

Armando Guedez Rodríguez: Tácticas para ganar en el ajedrez

Puedes estudiar muchas aperturas de ajedrez, estructuras de peones, planes de medio juego o finales. Pero si fallas en la táctica será difícil conseguir buenos resultados. Y es que el ajedrez tiene ese lado un poco injusto: puedes haber jugado una apertura magnífica, pero si al final cometes un error táctico, sencillamente pierdes.

Así que, como a nadie le gusta abandonar las piezas, no queda más remedio que trabajar un poco para conseguir cierto nivel táctico. En este artículo te presentamos algunas claves para progresar en la táctica y que son importantes como:

  • Cuáles son los recursos tácticos más importantes
  • Qué figuras de mate hay que conocer
  • Patrones en la combinación

Los principales recursos tácticos

Los temas o recursos tácticos más importantes deben ser aprendidos desde casi nuestros inicios. Una vez que nos familiarizamos con ellos, resulta mucho más fácil encontrar las combinaciones en que se pueden usar en nuestras partidas.

La clavada

Uno de los primeros recursos que aprendemos en ajedrez. Consiste en inmovilizar una pieza, por lo que momentáneamente anulamos una pieza enemiga. La clave reside en amenazar una pieza de manera que no pueda mover, porque su rey queda detrás (clavada absoluta) o porque otra pieza de más valor queda detrás y podría ser capturada (clavada relativa).

La doble amenaza

Una de las maneras habituales de ganar material en ajedrez, es cuando nuestro rival deja alguna pieza indefensa, debemos tenerla presente y para posibles combinaciones. La doble amenaza es la más frecuente.

La desviación

En posiciones de ataque suele ser especialmente importante este recurso. Siempre comento que cuando el rey enemigo está siendo asaltado por nuestras piezas, tenemos que localizar a la pieza defensora principal y, con frecuencia, el mejor plan suele ser jugar contra ella. Para ello podemos tratar de expulsarla, cambiarla, eliminarla mediante un sacrificio o, en ocasiones, desviarla.

El ataque a la descubierta

¿Quién no ha sido sorprendido alguna vez por un jaque inesperado que, al mismo tiempo, despeja la acción de otra pieza que acabará capturando nuestra dama? El ataque a la descubierta es un arma sorprendente que se puede presentar de varias maneras y que, normalmente, sirve para ganar material. Pero también puede ser necesario para conseguir algún mate increíble, como el mate de la coz, del que te hablo más adelante.

Básicamente, llamamos ataque a la descubierta a la amenaza que se produce al mover una pieza, despejando la acción de una pieza compañera que realiza la amenaza.

Si es jaque lo podemos llamar jaque a la descubierta. E incluso se puede producir la figura del jaque doble, que siempre se produce a partir de un jaque a la descubierta. En este caso, tanto la pieza que mueve, como la pieza a la que abrimos paso, producen jaque.