Armando Guedez Rodríguez: La importancia de estudiar ajedrez
Ajedrez

Armando Guedez Rodríguez: La importancia de estudiar ajedrez

Jugar ajedrez es una disciplina que requiere de concentración, destreza, habilidades rápidas pero sobre todo mucho estudio. Quienes no juegan al ajedrez no entienden muchas veces la razón por la cual debe estudiarse el juego. Su visión es simplista y si estas personas antes han jugado, piensan que un poco de práctica los pondría a un buen nivel. La realidad es que, es una idea equivocada producto de la ignorancia sobre la complejidad de este juego.

Por ello es importante estudiar ajedrez, y existen muchas razones para ello. La primera es que un ajedrecista, por más brillante que sea, se apoya muchas veces gracias a las partidas ilustrativas de los viejos maestros del pasado. Así, se puede entender por qué en la partida WinterCapablanca, del Congreso de la Victoria, en 1918, muestra el plan equivocado del conductor de las blancas y la maniobra instructiva del genial cubano para hacerse con la ventaja y poco después, con la victoria. Un claro ejemplo en una partida propia de este concepto que Capablanca mostró con esa claridad que solo él tenía.

De esta manera, para poder entender las sutilezas del inicio del juego, el desarrollo de las piezas, el conflicto central que eventualmente llega, se requiere de horas frente al tablero, viendo las partidas más importantes, las más ilustrativas de la defensa o apertura que se elija.

No va a aprender lo suficiente viendo muchas partidas en muy poco tiempo. El ajedrez es un arte que se va desarrollando internamente y de pronto llega el entendimiento. Puede tardar mucho tiempo para ello pero quien trabaja con seriedad, queda claro, que logra resultados.

Armando Guedez Rodríguez: La importancia de estudiar ajedrez

De modo que, no esperes ganar todas las partidas de la apertura que hayas decidido estudiar. El juego ciencia es inagotable y hoy en día, a pesar de tanta información, se encuentran nuevas ideas a cada rato.

Lo importante es entender que poco a poco el cerebro empezará su comprensión más sólida del juego, y algo muy importante: estudia para divertirse y jugar mejor. No es una tarea ingrata. Puede ser duro a veces, pero ver el gran ajedrez siempre es un goce.